Diario de Cuba.
9 de marzo de 2017

ferrerspotlight
José Daniel Ferrer, líder de la UNPACU. (ABC)

“La celda en la que estuve parecía de película de terror por la cantidad de sangre que había en las paredes, de presos que se hieren y de los mosquitos que los mismos detenidos matan”, dijo a DIARIO DE CUBA José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) tras ser liberado este jueves.

Ferrer, exprisionero de conciencia del Grupo de los 75, fue detenido el miércoles junto a una docena de activistas después de que la Seguridad del Estado condujera seis allanamientos de viviendas en Santiago de Cuba. Hoy seguían presos Jorge Cervantes García, coordinador en Las Tunas y miembro de la dirección nacional de la UNPACU, y Juan Salgado Jurado, coordinador de la organización en Manzanillo, Granma.

El líder de la UNPACU resaltó que desde el pasado 18 de diciembre han sido 42 los “asaltos” a viviendas de activistas.

En los de este jueves, realizados a las 6:00 am, el régimen empleó “una cantidad enorme de policías, de agentes de la Seguridad del Estado, tropas especiales, patrullas, motos, perros pastores alemanes”, que “aterrorizaron a los vecinos” de los barrios, dijo.

Confirmó que los militares se llevaron hasta los alimentos que guardaba la organización para sus miembros, para los activistas que llegan de otras provincias, familiares “y ancianos y personas que no tienen con qué alimentarse en nuestros barrios y les damos comida siempre que podemos”.

Dijo que fue llevado a la primera unidad policial sobre las 8:00 am. Allí fueron a indagar por él su esposa, Liettys Rachel Reyes, con 28 semanas de embarazo, y el activista Iriades Hernández Aguilera. “Los engañaron, les dijeron que yo no estaba allí”, afirmó Ferrer.

Desinformar a los familiares sobre la localización de los presos y negar a estos la posibilidad de comunicarse con sus allegados son prácticas habituales de la Policía y la Seguridad del Estado, aunque el régimen acaba de negarlo ante el Comité de la ONU sobre las Desapariciones Forzadas, que analizó la situación en la Isla esta semana.

Ferrer dijo que durante su estancia en los calabozos la policía política lo amenazó “por enésima vez”.

“Me dijeron que me van a procesar porque estoy incitando a la violencia”, indicó.

Explicó que uno de los guardias esgrimió como evidencia un tuit que publicó tras un comentario de un amigo.

Según Ferrer, su amigo le dijo que la UNPACU “no va a llegar lejos con la lucha pacífica” y comparó la actitud con la de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que, tras “matar, secuestrar y traficar con drogas” terminaron sentadas a la mesa de diálogo con el Gobierno de Juan Manuel Santos, con Raúl Castro como anfitrión y facilitador.

“Publiqué lo que mi amigo me decía. Según ellos, con ese mensaje yo estaba incitando a la violencia”,comentó Ferrer.

“Les dije que los únicos que incitan a la violencia, porque roban, asaltan, encarcelan, torturan, matan, atacan niños, mujeres embarazadas, son ellos, es Raúl Castro. Así que, si un día los cubanos se levantan y hasta con piedras deciden enfrentarlos, ellos serán los únicos responsables por los abusos que cometen desde hace más de 58 años”, consideró.

Uno de los oficiales “me dijo: ‘Bueno, cuando eso llegue sabremos enfrentarlo’. Le respondí: ‘Sí, el pueblo y la comunidad internacional también sabrán enfrentarlo'”.

Ferrer se manifestó “indignado por los excesivos abusos” contra integrantes de la UNPACU, “pero sobre todo por los abusos contra nuestros presos políticos”.

La UNPACU asegura que unos 50 de sus miembros están en las cárceles del régimen.

Ferrer dijo que acababa de recibir noticias del prisionero político Samuel Leblanc Pavón, desde la cárcel de Boniato, sobre “la pésima alimentación, la falta de atención médica, la falta de agua potable”.

“Leblanc Pavón la semana pasada recibió una brutal golpiza de presos comunes que utilizan la policía política y la jefatura de la prisión”, denunció Ferrer.

“Hay un plan muy bien formado para intentar rendir a nuestros activistas en prisión. Los golpean, los someten a las situaciones más difíciles con la alimentación, con el agua, con la atención médica; les suspenden las visitas, les acosan a la familia para luego proponerles: ‘Te mejoramos las condiciones y te liberamos en poco tiempo si dices en un vídeo que te retiras de la UNPACU, que no sirve, no funciona, etc'”.

“Los que se resisten a participar de ese plan, que son la inmensa mayoría, son torturados en exceso, golpeados, agredidos constantemente”, añadió.

Recordó la muerte, el 24 de febrero, del prisionero Hamell Santiago Más Hernández, de 45 años, “un hombre que entró saludable a la cárcel”. Según la versión oficial, falleció de un infarto.

“La UNPACU continúa su lucha pacífica a favor de la libertad y la democracia de Cuba”, aseguró Ferrer. “El régimen puede seguir encarcelando, torturando, allanando viviendas, robando nuestras medicinas y alimentos, puede seguir matando a nuestros activistas en prisión, pero la UNPACU va a seguir adelante hasta que Cuba sea libre, democrática, justa y próspera”, concluyó.

 

Pubicado por /DDC/.