Está acusado de usurpación de funciones, resistencia y desacato. Martí Noticias y Diario de Cuba. 21-08-2017.

liberado-cervantes

Martí Noticias- 21 de agosto de 2017- Cervantes dijo que el régimen lo acusa de usurpación de funciones, resistencia y desacato, pero especificó que las acusaciones se deben a su activismo en favor de la libertad de Cuba.

Después de tres meses tras las rejas, el régimen cubano liberó bajo fianza el viernes 18 de agosto al coordinador de la Unión Patriótica de Cuba en Las Tunas, Jorge Cervantes García, que había sido trasladado al Combinado del Este, en la capital.

En conversación con Radio Martí Cervantes explicó que ahora está acusado de los delitos de usurpación de funciones, resistencia y desacato continuado, pero especificó que las causas de esas acusaciones se deben a su activismo en favor de la libertad de Cuba.

“En ningún momento he usurpado funciones. Dice que estaba ejerciendo la función de periodista sin autorización y en ningún momento yo me he presentado como periodista. Nosotros no hacemos periodismo, lo que hacemos es recorrer el país”, explicó.

El régimen libera a Jorge Cervantes : AUDIO.

En sus funciones como coordinador de UNPACU Cervantes ha realizado entrevistas con las opiniones de los cubanos, que luego han incluido en reportajes que se publican en su canal de YouTube.

“Lo denunciamos ante el mundo porque denunciar ante las autoridades aquí en el país no cumple ningún objetivo”, señaló Cervantes García.

El opositor explicó además por qué no está de acuerdo con la legalidad cubana. “Si se me acusa de desacato por el hecho de que yo no esté acatando las leyes injustas, estoy de acuerdo, porque tenemos que luchar por cambiar todas las leyes injustas que hay en el país”.

“Si me dicen que me resisto a callarme, a mirar pasivamente como sufre mi pueblo y a no luchar, entonces estoy de acuerdo en que se me acuse por el delito de resistencia, pero mientras no, porque jamás me he resistido cuando van a detenerme”, concluyó.

Cervantes García, que ha comenzado a residir en Las Tunas en el último año, inició una huelga de hambre de 39 días en protesta por lo que consideraba un encarcelamiento injusto.

El día 23 de mayo Cervantes se presentó ante las oficinas de la sede provincial de Partido Comunista de Cuba (PCC). Allí intentó denunciar que el teniente coronel Reinaldo Jiménez (2do jefe de la Seguridad del Estado) debido al “acoso y hostigamiento” de que era objeto por parte del cuerpo represivo.

La policía detuvo a Cervantes ese día, lo condujeron a la Unidad de Operaciones de Seguridad del Estado y días después a la Prisión Potosí, una cárcel de mayor severidad.

Debido a su deterioro por la huelga de hambre, Cervantes fue trasladado a inicios de julio a la Sala de Penados de la Prisión Combinado del Este.

Inmediatamente a su traslado, la organización Amnistía Internacional (AI) emitió una acción urgente en favor de la liberación del opositor cubano.

AI instó al régimen cubano a “poner en libertad de manera inmediata e incondicional a Jorge Cervantes, ya que es preso de conciencia, encarcelado exclusivamente por el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión”.

(Redactado por Luis Felipe Rojas, con entrevista de Yolanda Huerga).
/Martí Noticias/.
El régimen excarcela a Jorge Cervantes después de 85 días detenido y de una huelga de hambre de más de un mes. Diario de Cuba. 21 de agosto de 2017.

El régimen excarceló en la tarde de este viernes en La Habana al activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), Jorge Cervantes, después de tenerlo detenido durante 85 días y después de que protagonizara una huelga de hambre de 39 días, informó él mismo a DIARIO DE CUBA.

Su caso se encuentra actualmente “sobreseído de manera temporal” y está “a la espera de juicio”.

“Las causas injustas de las que me están acusando son ‘usurpación de funciones’, porque dicen que estoy haciendo periodismo, de cinco causas de desacato a la policía y de una causa de resistencia”, detalló Cervantes.

El activista defendió su inocencia: “Jamás me he resistido a un arresto. No acepto ninguna de estas causas. El único desacato del que podrían acusarme es el de desacatar las injusticias de este régimen”.

“Jamás me he presentado como periodista ni he trabajado de periodista. Soy un activista que lo único que hace es velar por los derechos humanos y monitorear toda la problemática en el país para divulgar lo que el Gobierno calla”, agregó.

Sobre su liberación aclaró: “No he pagado fianza ni un solo centavo. Lo que tuve que pagar fueron 39 días de huelga de hambre y todos los efectos que eso ha dejado en mi salud, porque no es la primera vez que hago una huelga”.

Acerca de su salud explicó que estaba padeciendo varias secuelas después de tantos días de inanición:”Tengo dolores en la rodilla, calambres en los brazos, pérdida de la visión, un poco insensible la mano derecha. En cuanto al peso corporal estoy bastante restablecido. Ahora estoy haciendo tratamiento y tomando vitaminas. Aunque llegué a estar al borde del paro renal y pasé situaciones fuertes, pero ahora gracias a Dios los riñones están funcionando bien”.

Asimismo, Cervantes condenó la actuación de los médicos en su caso: “Estuve los 20 primeros días de la huelga de hambre desnudo y en una celda de castigo tapiada. Los médicos nunca hicieron nada por sacarme de allí a pesar de los problemas de salud y me dijeron que ellos no tenían nada que ver con eso”.

“Los médicos en Cuba tienen una doble función: la médica y la militar. Si les ordenan te curan o te golpean. Los médicos son cómplices de todo lo que les hacen a los activistas en las prisiones. La asistencia médica está condicionada por las órdenes de la Seguridad del Estado”, lamentó.

Además, explicó que en los últimos días que estuvo detenido fue atendido por varios médicos militares.

En cuanto a su paradero, el activista señaló que después de terminada la huelga de hambre fue trasladado a La Habana donde estuvo en el Hospital Nacional en la Sala de Penados: “Allí estaba totalmente incomunicado. No veía nada para afuera. Solo veía a los militares, al guardia, al enfermero”.

Durante los últimos días que estuvo detenido en La Habana fue “trasladado en tres ocasiones al Combinado del Este”, una prisión de máxima seguridad.

Cervantes agradeció a todas las personas en Cuba y fuera del país que lo apoyaron y que estuvieron pendiente de su caso: “sin ustedes, las víctimas de la dictadura serían muchas más, los muertos serían muchos más”.

Este lunes el activista se encontraba ya junto a su esposa Gretchen Alfonso Torres y su bebé, intentando salir de La Habana hacia Las Tunas, su provincia de residencia.

Cervantes fue detenido el pasado 23 de mayo. La policía política había dicho antes a su esposa que se le acusa de “desacato y atentado” contra autoridades del Ministerio del Interior en Las Tunas.

La UNPACU defiende que los delitos son falsos y que las represalias contra el opositor se deben a sus denuncias sobre la corrupción de dirigentes del Partido Comunista y la policía política en la provincia.

/Diario de Cuba/.