Diario de Cuba
25 de julio de 2017.

castro-y-prision-2

La familia del activista Jorge Cervantes pudo visitarlo en las últimas horas, según informó a DIARIO DE CUBA Alba Verdecia García, de 78 años, madre del opositor.

“Se encuentra en la Sala de Penados del Hospital Nacional en La Habana. Yo no pude ir a verlo porque es muy lejos desde mi casa en Las Tunas hasta La Habana. Mi hijo, el otro que vive en la capital, sí fue a la visita, junto con la esposa (Gretchen Alfonso Torres). Me dijo que no me preocupara, que él está mejorando, que le fallan las rodillas y que tenía como bursitis en un brazo. Le están tratando todo eso y ya está pesando un poco más de 70 kilos”, detalló la anciana.

De acuerdo con Verdecia García está visita fue posible porque ella misma se personó en la oficina de la Seguridad del Estado y pidió que le dieran información sobre su hijo.

Asimismo, comentó que su hijo le manda “una cartica con Gretchen”, su nuera, que este lunes se encontraba de camino a Las Tunas, después de la visita en el hospital.

DIARIO DE CUBA intentó comunicar con Alfonso Torres, pero su teléfono estaba fuera del área de cobertura.

Cervantes, activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), fue detenido el pasado 23 de mayo. Protagonizó una huelga de hambre durante 39 días que depuso el pasado 1 de julio. La policía política ha dicho a su esposa que se le acusa de “desacato y atentado” contra autoridades del Ministerio del Interior en Las Tunas.

La UNPACU defiende que los delitos son falsos y que las represalias contra el opositor se deben a sus denuncias sobre la corrupción de dirigentes del Partido Comunista y la policía política en la provincia.

Desde el fin de la huelga se desconocía su paradero exacto y las condiciones de salud en que se encontraba.

El régimen pide ocho años de prisión a un activista de UNPACU

El régimen celebró este viernes otro juicio por el presunto delito de desacato al activista de la UNPACU,Yosvanis Sánchez Valenciano, recluido hace 11 meses en una prisión de máxima seguridad en La Habana, informó a DIARIO DE CUBA el líder del Frente Juvenil de la organización, Carlos Amel Oliva Torres.

“En el día de ayer (este lunes) él llamó desde la prisión del Combinado del Este. Nos dijo que había quedado concluso para sentencia el juicio con una petición de cuatro años más de privación de libertad. El 29 de junio se le hizo un primero juicio por su supuesto delito de desacato también y este quedó concluso para sentencia con una petición de cuatro años. En total están pidiéndole ocho años”, detalló Oliva Torres.

La primera sentencia de Sánchez Valenciano debió notificarse el pasado 18 de julio, pero las autoridades no le han dado a conocer el veredicto.

“Él fue detenido el 15 de junio de 2016 por su participación en protestas públicas en la Habana. Luego estuvo pendiente a juicio durante casi un año en el Combinado”, recordó el líder de UNPACU.

Asimismo, explicó que el propio Sánchez Valenciano denunció que encontró “fibras extrañas” en unos alimentos tras el registro de sus pertenencias por parte de las autoridades de la prisión.

“La semana pasada luego de una requisa que les hacen a los presos, él preparó una merienda con azúcar y leche en polvo y cuando se diluyó se dio cuenta de que alguno de los dos ingredientes tenía una especie defibra pequeña de plástico o de vidrio. Podría tratarse de algo diseñado para que poco a poco haga daño al organismo. Ya él había comido estos alimentos antes del registro y no tenían nada de esto. Él asegura que esto sucede después de que le revisan sus pertenencias sin él estar presente”, detalló Oliva Torres.

Sostuvo, además, que “este hecho que denuncia Yosvanis Sánchez Valenciano pone sobre alerta porque él se encuentra en la misma prisión y en la misma situación que Hamell Santiago Maz, quien falleció el 24 de febrero de 2017 supuestamente de un infarto. El infarto es la justificación ideal que ellos siempre han usado para enmascarar cualquier fallecimiento por represión o cualquier muerte inducida”.

Cinco días en huelga de hambre

El activista Jordi Manuel Dosil Fong, detenido el pasado jueves cuando intentaba participar en la misa de homenaje a Oswaldo Payá Sardiñas y Harold Cepero, “fue deportado hacia Santiago de Cuba desde la prisión del Vivac, a pesar de tener permiso de residencia en La Habana desde hace cuatro años”, precisó el líder de UNPACU.

Desde el día 20 de julio “se encuentra en huelga de hambre. Lo mantienen en la Primera Unidad Policial de Santiago de Cuba conocida como Micronueve, acusado de desobediencia.  La desobediencia consiste en que él ha regresado a La Habana cuando ha sido deportado a Santiago”.

Oliva Torres explicó que a Dosil Fong “le piden 5.000 pesos de fianza”.

“Él salió recientemente de prisión. Cumplió prisión desde 2015 hasta este 28 de abril de 2017 que fue liberado por peligrosidad social predelictiva. Ha sido detenido mínimo en cinco ocasiones desde el 28 de abril. Él tiene residencia en Mayabeque. No hay motivo para deportarlo para Santiago de Cuba”, condenó.

La UNPACU es una de las organizaciones más activas dentro de la oposición al régimen. Muchos de sus miembros sufren el acoso de la policía política y, algunos, terminan procesados por causas “fabricadas” para impedir su activismo.

 

/DDC/.