"Sólo en la Región Oriental de Cuba han ocurrido ya más de 140 arrestos arbitrarios, y varias decenas de activistas se encuentran retenidos en sus respectivos hogares."

"Mientras impiden a los disidentes –muchos de ellos católicos- asistir a las misas del Obispo de Roma, el régimen presiona a militares comunistas y personas incapaces de expresar su verdadero sentir, para que estén presentes en las celebraciones religiosas."

La Habana/Santiago de Cuba, 26/03/2012. José Daniel Ferrer García, Coordinador de la UNPACU.

Escuche la transmisión de José Daniel hace apenas minutos:

 

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Transcripción:

 

Y aún no ha llegado el Papa

Sin duda, para católicos y muchos cubanos en general, es motivo de gran alegría recibir en nuestra patria al Papa Benedicto XVI.

Ahora bien, hasta lo deseable, lo positivo, tiene siempre un alto coste para quienes vivimos en naciones bajo regímenes totalitarios.

Desde el pasado martes 20, las fuerzas represivas de la dictadura castrista comenzaron a detener a activistas pro democracia, defensores de los Derechos Humanos y Damas de Blanco con la intención de impedirles asistir a las misas del Sumo Pontífice.

Sólo en la Región Oriental de Cuba han ocurrido ya más de 140 arrestos arbitrarios, y varias decenas de activistas se encuentran retenidos en sus respectivos hogares.

Mientras impiden a los disidentes –muchos de ellos católicos- asistir a las misas del Obispo de Roma, el régimen presiona a militares comunistas y personas incapaces de expresar su verdadero sentir, para que estén presentes en las celebraciones religiosas.

Con esto, además de intentar vender la imagen de un pueblo disciplinado y feliz, los Castro aseguran el total control de las dos plazas donde hablará Benedicto XVI.

La dictadura tiene muchísimo miedo. Nadie conoce mejor que la nomenclatura el creciente descontento del pueblo cubano.

Temen que ante cualquier expresión del Papa a favor de la libertad y los derechos humanos se levanten las consignas de varias decenas de opositores y éstas se conviertan en la chispa que prenda ese combustible que es el malestar de todo un pueblo cansado de la miseria y de la falta de derechos en que durante décadas le han obligado a vivir.

Las arbitrarias medidas del régimen a raíz de la visita del Vicario de Cristo no sólo atentan contra el derecho a la libertad de conciencia, de religión, expresión y movimiento de muchos; también traen consigo muchas más carencias y dificultades para la población que vive en los municipios de las provincias donde estará el Santo Padre y de las provincias vecinas: menos servicios disponibles, parálisis del transporte público, militarización de las calles, lo que imposibilita la venta de productos que sólo en el mercado negro aparecerán.

Semanas antes ocurrió un desalojo, y el intento de otros en la zona de El Cobre, por donde el Papa pasará. También han recogido  y confinado a indigentes que acostumbran a deambular por las calles de La Habana y Santiago de Cuba.

Ayer me decía un amigo: “…qué malo se ha puesto esto,  y eso que el Papa aún no ha llegado… Vamos a ver qué nos deja cuando se vaya”.

Notabilísimas las diferencias entre la visita del Papa a una nación democrática como México y a un país bajo un régimen totalitario como el que tenemos en Cuba. En México, todo el que acudió a ver al Papa lo hizo voluntariamente y con muchísimo entusiasmo. Acá, no todos los que queremos podremos acercarnos, y muchos que no lo desean irán porque se sienten obligados.

En México hasta los narcotraficantes decidieron una tregua durante la visita del Papa: en Cuba, la mafia castrista ha arremetido contra sus pacíficos oponentes.

Muchos cubanos que creen en el Cristo crucificado y viven según sus enseñanzas se sentirán espiritualmente muy cerca del sucesor de San Pedro aún estando en inmundos calabozos.

José Daniel Ferrer García

Coordinador de la UNPACU. 26/03/2012