Educación y salarios justos, derechos que no deben ser violados

JDFerrer-barrotes

-De la serie de escritos de José Daniel Ferrer de cuando cumplía prisión en Las Tunas-

Según uno de los soldados de la pluma del Castrismo, la recién electa Gobernadora del Departamento de Chuquisaca, en Bolivia, la india Sabina Cuellar, es una traidora. No solo por pasar a las filas de la oposición, sino porque, ella ¨aprendió a leer y a escribir gracias a la campaña de alfabetización que promueve el presidente Evo Morales¨.

Soy de los que piensan que en el mundo toda persona debiera tener garantizado el derecho a la educación. Es penosa la existencia de tantos adultos analfabetos y de niños sin escuela en América Latina y otras partes del planeta. Pero también considero inmoral que existan regímenes que utilicen la enseñanza como medio de sometimiento a ideologías totalitarias. Mal que sufrimos los cubanos y por conocido, muchos pasan por alto el grave daño que causa a la dignidad humana.

El artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos expresa que toda persona tiene derecho a la educación; que ésta debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental, y que tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales… Es loable todo esfuerzo a favor de tales propósitos.

Países democráticos al sur del Rio Bravo, como es el caso de Costa Rica, Chile, Trinidad y Tobago, Uruguay y Argentina, tienen buenos indicadores en materia educacional, incluyendo un por ciento muy bajo de analfabetismo. En este punto, los tres últimos se encuentran mejor ubicados que Cuba, según datos del Diccionario Enciclopédico “Nuevo Océano UNO”, edición 2006, y el Almanaque Mundial 2007 de Televisa.

Conozco analfabetos nacidos después de 1959, en mi pueblo, en sus alrededores, los he conocido en tres de las cuatros Prisiones donde he estado. Aquí estoy completamente aislado, por lo que todavía desconozco si los hay o no. Y eso, sin hablar de los analfabetos funcionales.

La educación, como la salud, es un derecho, no una dádiva del gobierno. Siempre se paga de una u otra manera. En el caso nuestro, se costea con el sudor del pueblo trabajador que recibe míseros salarios y vive sin libertad, y es posible, gracias al sacrificio de maestros, profesores y otros trabajadores del Sector. Sin olvidar ayudas recibidas de otros países y de organismos internacionales.

Encontrándome en la Prisión “Kilo 8”, en Camagüey, quise comprobar personalmente lo que me contaban sobre el llamado “Programa de Instrucción Escolar”. Un fraude donde hasta las matemáticas la politizan.

El 16 de octubre de 2006, una maestra de Gramática española que acostumbraba repetir hasta el cansancio en sus clases palabras tales como: “Fidel, Revolución y Socialismo”, comenzó hablándonos de la efeméride del dia: el 53 Aniversario de “La historia me absolverá”.  Cuando le pregunté si ella había leído dicho texto, me respondió que sí.

Le pregunté si recordaba cuánto decía su “amado” líder Fidel Castro que debían tener de salario los maestros y profesores en la Cuba de la década del cincuenta. Me dijo que no lo recordaba porque hacía mucho tiempo que ella había leído “La historia me absolverá”.

Le expliqué, delante de una veintena de reclusos y de un Capitán que no sabía dónde meterse o que hacer, que su ¨amado¨ líder decía que los profesores y maestros debían tener salarios entre 250 y 300 pesos, que el peso cubano de esa época tenía igual valor que el dólar estadounidense y que un dólar de ese tiempo tenía muchísimo mayor poder adquisitivo que el de ahora.

Me atreví a afirmarle que con seguridad trescientos pesos cubanos de 1953 compraban más que treinta mil de hoy. A continuación le pregunté cuál era su salario y me respondió que 380 pesos. ¿Le alcanzan para sus necesidades básicas?, pregunté. Se me van en transporte y merienda. Me dijo. ¿Y si le pagaran 30 000. 00 pesos? ¡Ojalá!, fue su respuesta.

La educación, con calidad, y no como instrumento de control, es un derecho de todos, como también lo es tener los trabajadores una remuneración que les permita satisfacer sus necesidades y las de sus familiares.
José Daniel Ferrer García. Prisionero de Conciencia, Prisión Provincial de Las Tunas.

Nota: este escrito fue redactado cuando cumplía arbitraria condena por motivos políticos en la prisión provincial de Las Tunas, Cuba. Debido a daños sufridos por el texto original, tuve que reconstruir el final apelando a la memoria.

1 thought on “Educación y salarios justos, derechos que no deben ser violados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.