Anécdota de un “menos igual”

UNPACU (Unión Patriótica de Cuba)

La puerta chirria penetrante mientras abre, pero… ¿no terminaron de reparar hace muy poco? Una mirada más detenida y curiosa me hace percatarme de la ausencia de asientos, quienes se cansan de estar parados tanto tiempo en la espera, usan de los pequeños muros de la instalación.

Ofende la discriminación que ha padecido la humanidad, pero la discriminación de cubanos por cubanos que nos es más cercana, ofende aún más. La Terminal 2 del Aeropuerto Internacional José Martí de la Habana, es botón de muestra como un gobierno que se mantiene por la fuerza y el terror discrimina a sus propios nacionales. Les aparta a un rincón alejado del área del aeropuerto y la diferencia entre la Terminal 2 para los vuelos de la llamada comunidad y la Terminal 3 para los vuelos internacionales es abismal. Si comparamos los dos lugares por los estándares de los países desarrollados (quía que por lógica debiéramos usar), pensaríamos que el primer lugar, la Terminal 2 es usado para el desembarco y embarque de animales, un lugar improvisado para no estar a la vista pública.

20140904_093940_resized 20140904_093928_resized

Luego de la “reparación” han retirado los asientos, el deplorable estado de la puerta y peor aún, que la administración lo ignore y refleje como un acto natural, mínimamente ofende. Durante 20 minutos esperé en compañía del viajero que despedía al dependiente de la cafetería. Hace pocos días en respuesta a una carta de la sección de los viernes en el Granma, periódico oficial, las autoridades aeroportuarias tuvieron la indecencia de responder a un usuario de las instalaciones y reclamante, que se quedaba la situación tal como estaba; algo como que seguiremos comiendo pollo por pescado, increíble en una isla rodeada de mar y claro, de peces.

El parqueo para los menos iguales, alejado de la Terminal 2 y en CUP, mientras el parqueo para los “pudientes” en CUC, es otra muestra de la discriminación doquiera miremos.

El manido criterio gubernamental, que repiten incluso tontos útiles, para achacarnos un supuesto troglodismo social a los cubanos y por ello debemos sufrir este ostracismo; es la herramienta para enmascarar la vida de lujos y de sibaritas de la dirigencia cubana. Aun el nepotismo del liderazgo, que nos han querido convencer como un mal necesario, ineludible, el cubano lo ve como lo que es, una dinastía procurando y acaparando los beneficios mientras exigen airados el sacrificio de la mayoría.

Share:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.