¿CASTIGADOR CASTIGADO?

René Gómez Manzano

En los estados dominados por la izquierda latinoamericana —sobre todo en los más extremistas y más cercanos al marxismo castrochavista—, las simpatías que los respectivos gobiernos manifiestan por los países extranjeros guardan una exacta proporción con el antiamericanismo que muestren estos últimos.

Aplicando ese rasero, no importan los atropellos que un mandamás cualquiera aplique contra sus súbditos. Puede tratarse de los reaccionarios ayatolas iraníes, o de los monarcas absolutos que desgobiernan la infortunada Norcorea, o —en su momento— de la brutal tiranía del coronel Gadafi en Libia. Sus muchos pecados son perdonados, y siempre se hallan palabras para hablar de amistad fraternal entre países y pueblos.

Es así que los desplantes de la Rusia actual, que encabeza Vladimir Putin, con sus ansias de reverdecer sus marchitos laureles de superpotencia soviética enfrentada a Washington, son recibidos en esas capitales con la mayor complacencia. En ese contexto, la anexión de la península de Crimea (copiada al carbón de las que en su momento perpetró Adolfo Hitler en los Sudetes, Danzig o Memel) fue acogida con total comprensión.

Parecida actitud asumieron Castro, Maduro y sus socios ante los supuestos deseos de separación manifestados en un plebiscito espurio por los rusoparlantes de las provincias ucranianas de Donetsk y Luhansk. Se trata de los mismos territorios convertidos después, por obra y gracia de los subversivos, en flamantes “repúblicas independientes”.

Hace pocos años, esos mismos dirigentes latinoamericanos se rasgaban las vestiduras llenos de indignación cuando se hablaba de una posible secesión de los departamentos orientales de Bolivia, gobernados por opositores a Evo Morales. Pero ahora invocan la hipotética “voluntad popular” manifestada por los habitantes de las mencionadas zonas de Ucrania, para justificar la ilegítima partición de ese país.

El Kremlin moscovita anhela que todo quede como una aspiración de los residentes de Donetsk y Luhansk, como algo totalmente ajeno a los deseos de Moscú. Pese a ese propósito, con cada día que pasa salen a la luz, de manera clara e irrefutable, los diversos modos en que se involucra en ese turbio asunto el régimen de Putin, que facilita armas y ayuda de todo tipo a los facciosos.

Es en el contexto de esa complicidad nada oculta que podemos comprender los pronunciamientos hechos por Fidel Castro. Primero, para culpar al “Gobierno antirruso, antiucraniano y proimperialista” —y, además, “belicista”— encabezado en Kíev por el “rey del chocolate Petro Poroshenko” del bárbaro derribo de un avión civil malayo. Después, para excluir de toda responsabilidad en los hechos al presidente Putin y a su canciller Lavrov.

Hace unos días, los países occidentales impusieron sanciones a Rusia y sus autoridades, por la involucración de éstas en la guerra civil que ahora impera en la Ucrania oriental. El Kremlin, que no quiere quedarse atrás, anunció determinadas medidas de retaliación: en lo fundamental, cortes en las compras de alimentos que Moscú realiza en Occidente.

La situación me recuerda una memorable escena de la popular telenovela brasileña La Esclava: El cruel hacendado Leoncio castiga a su cocinera Januaria. Mientras la gruesa señora permanece atada a una especie de cepo, el malvado se ve obligado a tragar las bazofias preparadas por otra de sus siervas. El villano comprende que el castigo que impuso a su experta guisandera lo está sufriendo él mismo en medida no menor que ella. Por ende, decide mostrarse magnánimo y perdonarla.

Es un hecho cierto que los rusos más acomodados están habituados a consumir las excelentes frutas y otros productos alimenticios que les llegan de Europa Occidental y los Estados Unidos. Se trata de artículos que la misma Rusia, pese a haberse librado hace casi un cuarto de siglo del ineficiente sistema soviético, todavía no es capaz de producir con calidad.

Con las sanciones anunciadas ahora por Putin, ¿sucederá algo parecido que con el castigo ordenado por el feroz Leoncio contra la desdichada Januaria?

La Habana, 13 de agosto de 2014
René Gómez Manzano
Abogado y periodista independiente

Share:

1 thought on “¿CASTIGADOR CASTIGADO?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.