Crónica de una manilla blanca con la palabra cambio

UNPACU (Unión Patriótica de Cuba)

Yosvani es un adolescente de 15 años de edad, vive en el Reparto Veguita de Galo, Santiago de Cuba. Recientemente visitó a Carlos, joven de 17 años de edad, estudiante como Yosvani y miembro de la Unión Patriótica de Cuba, UNPACU.

En el momento en que Yosvani se encontraba en el hogar de Carlos, Pedro, amigo del último, le trajo una manilla blanca con la palabra ¨CAMBIO¨. Dichas manillas resultan perseguidas por los órganos represivos del régimen castrista. Las dictaduras odian la palabra ¨cambio¨. En 55 años nos ¨cambiaron¨ a un dictador por otro, hermano del anterior. Los norcoreanos han ¨cambiado¨ tres veces, van por el nieto del primero.
Carlos es un joven valiente que goza de la admiración de sus compañeros de estudio y de la mayoría de sus vecinos: sabe expresar muy bien los motivos por los que se opone al régimen de los Castro. Yosvani, al ver la manilla, quiso demostrarles a Carlos y a Pedro, quien también pertenece a la UNPACU, que él no era menos osado que ellos y pidió la manilla asegurando que se la pondría e iría a su escuela con ella. También afirmó que se haría tomar un video. Esto del video tiene su génesis en la costumbre de los de UNPACU de filmar todo lo que podemos de nuestro activismo diario.
Ante tanta insistencia de Yosvani , Carlos le entrega la manilla. Dos días después se encuentran los dos jóvenes y Yosvani le dice a Carlos:
_ ¡Ay Papa, si tu vez el lio que me busqué en la escuela!
Lo primero que le viene a la mente a Carlos es que su amigo tuvo problemas por la manilla blanca con la palabra ¨CAMBIO¨, y le pregunta:
_ ¿Por qué fue? ¡Por la manilla!
_ No, no, no fue por eso.
Ambos se sientan y Yosvani continúa explicando:
_Estábamos en el turno de Cultura Política, la profesora hablaba de los sistemas sociales: esclavista, feudal, capitalista y socialista… La profe pregunta que qué habíamos aprendido de la clase, rápido me vino a la mente lo que les he escuchado decir a ustedes en sus reuniones de UNPACU en el barrio y levanté la mano. Ella me autoriza a hablar y dije: ¡El socialismo es la esclavitud moderna!
La profesora cambió de color, se puso como loca, sacó a los demás alumnos del aula y me preguntó que de donde yo saqué tal cosa. Me puse muy nervioso y sin saber lo que decía, le dije que me lo había dicho un profesor en la Secundaria (Escuela). La profesora empieza a interrogarme sobre la identidad de tal profesor. Yo solo repetía: me lo dijo un profesor, me lo dijo un profesor.
La Profesora buscó al Director de la escuela (Politécnica) y el Director me interrogó muy molesto. Yo continúe diciendo que me lo había dicho un profesor. El Director me dijo que tenía que entender bien la diferencia entre los diferentes sistemas sociales, que el socialismo era en más humano, el más justo, el que garantizaba verdadera felicidad… Me hubiese reído de tantas estupideces, pero no estaba en esos momentos para buscarme un problema más…
Carlos interrumpe a Yosvani:
En mi aula refuto todas esas mentiras y estupideces y el profesor de Cultura Política, cuando lo pongo en apuros, prefiere disimular y pasar a otro tema. Eso te lo hacen a ti porque saben que les temes y que no perteneces a una organización como UNPACU que te defienda. A mi padre lo han citado para darle quejas de mí y él les ha dejado bien claro que mis ideas hay que respetármelas… No es fácil hacerse respetar en una escuela de una nación comunista, pero bien vale la pena luchar para que te respeten. Cuando no tienes miedo, cuando te sabes defender y tienes quien te apoye, la vida es mucho mejor. Nada mejor que sentirse una persona libre en una nación bajo la ¨moderna esclavitud¨ que llaman socialismo…
Oye, devuélveme la manilla que con el susto que tienen nunca te la vas a poner.
José Daniel Ferrer García.
Ernesto Oliva Torres.

Share:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.