Cuba gana protagonismo en la escena mundial sin cambiar la política de derechos humanos

infobae

Con el espaldarazo de la Celac y, más recientemente, de la Unión Europea, el gobierno de Raúl Castro vive un momento de gracia a nivel internacional. Sin embargo, poco parece haber cambiado puertas adentro: en enero hubo más de 1.000 detenciones arbitrarias

A fines de enero, los mandatarios de América Latina viajaron a La Habana para participar en la Cumbre de la Celac, evento al que también asistieron el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y el de la OEA, José Miguel Insulza. Durante esos días, los ojos del mundo se posaron sobre Cuba, no sólo por el peso del encuentro presidencial, sino también por las denuncias de que cientos de opositores habían sido cazados salvajemente por las fuerzas de seguridad del gobierno castrista.

En febrero, luego de que organizaciones disidentes confirmaran que el gobierno de Raúl Castro cometió, al menos, 1.052 detenciones arbitrarias con el objetivo de “silenciar las voces disidentes” durante la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, Cuba volvió al primer plano internacional con otra noticia. La Unión Europea informó que negociará un acuerdo político con la isla, lo que despertó el repudio de la oposición, que pide mayor presión para que el Gobierno cambie su política de derechos humanos.

¿Qué significan estos gestos de gracia hacia Cuba en los dos primeros meses del año?, ¿es el fin del aislamiento de la isla?, ¿implican una transformación del gobierno de los Castro? De acuerdo con Cristina Xalma, doctora en Economía Internacional y Desarrollo Económico de la Universidad de Barcelona, la realización de la Cumbre de la Celac -así como la elección de Castro como presidente pro témpore del bloque- envía dos mensajes a la comunidad internacional.

El primero es probar que Cuba se ha convertido en un eje central en la región, que con la creación de la Celac buscó mostrarse autónoma e independiente. “El país llevaba décadas defendiendo esta opción, pero no fue hasta la llegada de Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela, en 1998, cuando otros países latinoamericanos se fueron sumando a la idea”, explicó a Infobae. El segundo es que “Cuba no está sola ni aislada” y que, por lo tanto, hay que reconocerla como un “actor soberano, clave e incluso líder” de América Latina y el Caribe.

“La Celac envía el mensaje de que Cuba no está sola ni aislada”

La creación de la Celac tiene que ver con el interés de Cuba por insertarse dentro del nuevo orden mundial. Para lograrlo, ha contado con el apoyo de un grupo de países liderados por Venezuela y entre los que se encuentran Ecuador, Bolivia, Nicaragua y la Argentina, que tienen interés en legitimar la propuesta política de Cuba”, señaló Roberto de Jesús Guerra Pérez, fundador del Centro de Información Hablemos Press. El vocero del Observatorio Cubano de Derechos Humanos, Alejandro González Raga, subrayó desde Madrid que Cuba es “la fuente ideológica que impera en la mayoría de los países latinoamericanos”.

 

Los presidentes de América Latina posan en la Cumbre de la Celac

La Unión Europea y la apertura a Cuba

La semana pasada, el Consejo de Ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) aprobó el inicio de la negociación de un acuerdo de diálogo político y cooperación con Cuba, con el objetivo de acompañar las reformas en la isla y de impulsar un mayor respeto por los derechos humanos. La decisión del bloque europeo, que implicará un cambio en la llamada Posición Común con respecto al gobierno castrista, fue duramente criticada por la disidencia cubana, ya que cree que este canal de diálogo legitima las violaciones a las libertades individuales que denuncia.

Guerra Pérez aseguró que, antes de promover un acercamiento hacia Cuba, los organismos internacionales deberían ejercer “mayor presión” sobre el gobierno de los Castro. “La Posición Común era una medida de contención a los extremismos del régimen; y los resultados no satisficieron las demandas que exigen las normas mínimas de respeto a los derechos y libertades”, consideró.

Cuba es un mercado atractivo porque “hay todo por hacer”

Xalma recordó que, antes de la posición adoptada en los años 90, la UE era el principal socio comercial de Cuba, pero “fue progresivamente desplazada por otros países como Venezuela y China, que no exigían contraprestaciones a su relación”. La autora del libro Cuba, ¿hacia dónde? Transformación política, económica y social en los 90 remarcó, además, que desde hace tiempo que el bloque europeo estudiaba la posibilidad de modificar sus vínculos con el país caribeño. “De hecho y de facto, muchos países llevan años saltándose la Posición Común y reconstruyendo su relación bilateral”, afirmó.

“Detrás del anuncio de la Unión Europea, está el interés económico. Aunque Cuba es un mercado pequeño y potencial de 12 millones de personas, es un país donde está todo por hacer, lo que movería recursos e inversiones, y las economías mundiales están necesitadas de mercados”, sostuvo González Raga.

 

Manifestación de las Damas de Blanco, agrupación de mujeres disidentes

Los gestos hacia Cuba y el cambio en la isla

Para González Raga, los gestos de la Celac y de la UE hacia Cuba “sin una contraprestación del Gobierno van en contra de la oposición y del pueblo cubano en general”. “No estamos en contra de que se sensibilicen las cosas, siempre y cuando esto tenga una incidencia directa en los cubanos. Si la apertura o la negociación sólo van a beneficiar al gobierno cubano, no estamos de acuerdo. Debería ser una exigencia moral de la UE la integración de la sociedad civil a la negociación“, indicó el disidente, que fue uno de los 75 detenidos en la Primavera Negra de 2003.

“La UE debería exigir la integración de la sociedad civil cubana”

En este último tiempo, el gobierno cubano ha anunciado una serie de reformas económicas, políticas y sociales, como la migratoria, para lograr una mayor apertura. Al respecto, Cristina Xalma aclaró que el proceso de reinserción internacional se inició en los 90, aunque ahora hay una intensificación. “Una prueba de ello es el nuevo puerto de Mariel, una coinversión con Brasil, que aspira a convertirse en punto neurálgico clave del intercambio comercial y de integración regional”, ilustró.

“Lo único que está por verse es de qué modo está pensando Cuba dar entrada a las nuevas inversiones”, agregó en referencia a la ley para atraer capitales extranjeros que podría aprobarse este año. “Es difícil predecir si servirán o no para abrir a Cuba al mundo, pero el Gobierno ha demostrado no respetar pactos, convenios ni tratados”, advirtió, por su parte, Guerra Pérez.

A diferencia del bloque europeo y del latinoamericano, países como los Estados Unidos mantienen una política más severa contra Cuba. En conclusión, González Raga aseveró que, con las reformas, los guiños de la Celac y el acercamiento de la UE, el gobierno cubano sólo “está moviendo algunas fichas” para mantenerse en el poder.

Fuente: INFOBAE

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.