El régimen pide penas de entre dos y cinco años de cárcel para 10 activistas de la UNPACU

Diario De Cuba

Los acusa de atentado, desacato, desorden público, y ofensa y difamación a instituciones, héroes y mártires. Entre ellos están una opositora y sus tres hijos, declarados prisioneros de conciencia.

El régimen ha pedido penas de entredos y cinco años de cárcel para 10 activistas de la opositora Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) juzgados el pasado viernes de forma conjunta, informó la organización en su sitio en internet.

Según la UNPACU, que es la mayor y más activa organización de la disidencia interna, el juicio duró 12 horas y se realizó Tribunal Provincial de Santiago de Cuba bajo un “gran operativo militar”.

Los procesados fueron Miraida Martín Calderín, los hermanos Diango, Vianko y Alexeis Vargas Martín (declarados prisioneros de conciencia por Amnistía Internacional e hijos de Martín Calderín), Lázaro Romero Hurtado, Ernesto Roberto Rivery Gascón, Aracelio Riviaux Noa, Ronaide Mario Figuerola Diéguez, Luis Enrique Fernández Benítez y Adriana Núñez Pascual.

La UNPACU dijo que seis de los acusados llevaban año y medio presos en “régimen de máxima seguridad” en las cárceles de Aguadores y Mar Verde. Las dos mujeres del grupo habían pasado dos meses y 18 días de reclusión en Mar Verde. Es resto estaba bajo fianza después de siete meses de prisión.

La organización indicó que las autoridades solo permitieron la presencia de una decena de familiares en la sala. Además estaban en el tribunal unas 70 personas, entre funcionarios de prisiones del Ministerio del Interior, policías, agentes de la Seguridad del Estado y miembros de las Brigadas de Respuesta Rápida, “identificados por acusados y algunos familiares por participar frecuentemente en los actos de repudio contra los opositores”.

Como es práctica habitual del régimen, la Fiscalía acusó a los opositores de delitos comunes como atentado, desacato, desorden público, ofensa y difamación a instituciones, héroes y mártires.

“El juicio fue manipulado por la policía política”, que presionó a los testigos. “El agente llamado Camilo públicamente instruía a los testigos de lo que tenían que decir”, dijo Erick Díaz Terrero, familiar de uno de los procesados, citado por la UNPACU.

“Quedó claro que el juicio fue manipulado por la policía política por lo menos por el comportamiento de la jueza. Cuando el testigo no reconocía al acusado, ella se lo señalaba, un solo testigo daba declaraciones diferentes y la jueza se quedaba con la declaración que estaba en el papel anteriormente”, aseguró Miraida Martín Calderín.

La UNPACU describió un operativo de varias manzanas para impedir que unos 70 activistas de la oposición interna y Damas de Blanco accedieran al tribunal, y que incluyó despliegue de fuerzas especiales.

El tribunal debe pronunciar su sentencia el 1 de julio. La fiscalía pidió cinco años de prisión para Alexei Vargas y Lázaro Romero, por “alteración de orden público de carácter continuado y desorden público”; tres años para Diango y Bianko Vargas, por “alteración de orden público de carácter continuado”; dos años y medio para Aracelio Riveaux, por “desacato”; dos años por el mismo supuesto delito para Ernesto Roberto Riverí y Luis Enrique Fernández, y dos años y cuatro meses de cárcel para Adriana Núñez y Miraida Martín, por “desorden público y ofensa y difamación a Instituciones, héroes y mártires”, precisó la UNPACU que tiene cerca de 40 activistas en prisión.

Fuente: Diario de Cuba

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.