Gobierno Cubano Opta por Aumentar Impuestos a Cuentapropistas.

Unión Patriótica de Cuba

Yusmila Reyna Ferrera, periodista independiente

Como parte del debate de las llamadas reformas de los Lineamientos propuesta por el Partido Comunista un tema esencial ha sido el trabajo privado. Cuyos términos o trabas impuestos por el gobierno han sido cuestionados, no solo por frenar la real iniciativa privada sino por considerarla insuficiente para propiciar el real avance del país.

Podrían apuntarse muchos de los impedimentos, donde se incluye la no acumulación del capital y el mantenimiento de la llamada distribución socialista, pero vale la pena referirse al tema de los impuestos, que entre los trabajadores que han asumido este tipo de empleo ha resultado en algunas formas excesivos, sin embargo recientemente han llegado nuevas quejas de cuentapropistas por un nuevo impuesto a pagar en altas sumas que oscilan entre 9000, 13000 y 23000 pesos MN dirigidas a los vendedores de alimentos: paladares chiquitos, medianos y grandes, pizzerías, vendedores de fritura, etc.

Notificación hecha por la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) y cuya noticia ha causado gran descontento en el sector, y en lugares como Antillas, Palma Soriano de las provincias Holguín, y Santiago de Cuba, respectivamente ha habido reuniones de asociados para realizar propuestas masivas frente a los poderes populares. Tal es el caso de la realizada este 27 de septiembre de 2013 en la casa del palmero cuentapropista Pablo Moya Delás, vecino de Calle Martí entre 17 y 21, y que fue interrumpida violentamente por la policía política y la PNR, sacando a empujones a los participantes.

El gobierno de Raúl Castro en su desespero por la asfixia económica intenta recoger dinero a toda costa, imponiéndose a través de leyes y decretos. Optando por exprimir aún más a los particulares. A dónde va a ir a parar, el sector privado si tienen que pagar además de la patente y el pago de fin de año un impuesto arbitrario y excesivo. Se encuentran en la disyuntiva de asumir el pago de lo que no tienen, protestar activamente o conformarse con las medidas represivas, que implican confiscación de un equipo de similar valor al impuesto, retirada de la patente o la cárcel.

Situaciones de descontento del sector privado en la Isla tuvieron ya un antecedente con la protesta de cocheros frente a la Policía Provincial de Villa Clara, donde más de 200 protestaron por el aumento de los impuestos a principios de este mes de septiembre. Con anterioridad en Artemisa hubo un paro del transporte privado por exigencias de comprobantes de gasolina en divisa y motoristas en Stgo. De Cuba protestaron en tres ocasiones ante el partido comunista por impuestos altos equivalentes a los de un camión particular y aún no han tenido respuesta.

La crisis del sector se acentúa en toda la Isla, es hora de que el gobierno apoye verdaderamente al sector privado y de riendas sueltas a sus iniciativas, así como estimule la inversión extranjera para una verdadera apertura económica sobre la base de una de las exigencias hechas ya, por el Manifiesto de la organización opositora más activa del país, Unión Patriótica de Cuba en cuanto a “un entorno legislativo justo, objetivo y universal”.

Share:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.