Gobiernos Malvados

UNPACU (Unión Patriótica de Cuba)

Desde pequeños las narraciones de cuentos forman parte de nuestra vida, los malos, los buenos y malignos, las historias nos emboban y alguna que otra vez soñamos o tenemos pesadillas; algunos personajes son reforzados por los medios y dan cuerpo y rostro en nuestras mentes a esos personajes. Ya de adultos, aquellas historias nos siguen atrayendo, pero mantenemos distancia y diferenciamos entre la realidad y la fantasía, quizás avancemos más allá y nos desprendamos de los esquemas del malo muy malo y del bueno muy bueno, quizás apreciemos el balance característico del mundo y las personas dentro de él viajando a través del espacio.

Pero si eres cubano y vivido buena parte de tu vida en Cuba, comprendes el mal y la injusticia, el miedo y la miseria material y espiritual. Si te opones al gobierno pública y abiertamente, conoces la maldad y cuan bajo pueden caer los hombres cuando les ampara la impunidad y son sólo instrumentos que recogen las migas de los que encima de ellos les empujan al envilecimiento, la violencia. O puede que seas venezolano y vivas bajo el reciente émulo de dictador, lo cual vendría a ser lo mismo.

Los actos malvados de autoridades como golpizas brutales, robos, juicios con condenas de antemano y el amplio espectro de ¨medidas¨ que van desde amenazar veladamente a amigos y familiares para aislar a los disidentes, pasando por la amenaza abierta y el hecho hostil e injusto para demostrar que pueden todo impunemente, hasta matar, porque luego que un perro entrenado es azuzado, ni al amo le será tarea fácil detenerlo hasta que termine su violenta tarea.

Dividir, aislar y destruir es la divisa; mentir, sacar de contexto y hacer lo que dicen que no hagan, son usados profusamente a su vez; llegado el punto pasarán por encima de cualquier ley divina o humana para, como he suscrito más arriba, demostrar a quienes someten que ni Dios, ni hombre o gobierno les ampararán en la desdicha, que están solos irremediablemente y deberán someterse o pagar las consecuencias.

Por fortuna, el progreso de la humanidad se desprende de estos lastres con el tiempo, como un cernidor separa la maldad y la perfidia para quedarse con la bondad y la justicia.

Luego de 2 millones de despidos, más escasez y sin posibilidades de mejorar en el futuro, siempre se preguntan muchos por qué es que en Cuba no hay protestas airadas o las personas se rebelan en masa para cambiar la situación. Una posible respuesta sería el fin próximo de la dictadura cubana, todos lo intuyen como algo natural, al igual que la venida del satanizado capitalismo que siempre ha sacado las castañas del fuego a los regímenes ¨populares¨, basta con esperar un poco y no se arriesgan a ponerle el cascabel al gato.

La aceleración del progreso, conseguirá una solución más expedita para sistemas adversos a la naturaleza humana. Los largos períodos de oscuridad como el cubano o el coreano con más de media centuria serán historia irrepetible.

El instinto de conservación de la mayoría irá de ser físico solamente a considerar por igual de perjudicial, el peligro subjetivo que agrede emocional y espiritualmente al individuo; si quieren alguna prueba, vean a los opositores de hoy negados a aceptar el paso del tiempo como solución, creando soluciones por métodos pacíficos y activos para allegar la alborada de justicia y democracia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.