Las multas se han convertido en una forma de represión..

UNPACU (Unión Patriótica de Cuba)

Sistemáticamente activistas de UNPACU son detenidos y multados en la provincia Santiago de Cuba siendo vistos o no por los cuerpos militares en manifestaciones de lucha pacífica.

Yusmila Reina Ferrera, periodista independiente

Yusmila Reyna Ferrera

Las multas se han convertido en una forma de represión, especialmente en contra de los miembros de la Unión Patriótica de Cuba, con el objetivo de intimidarlos, chantajearlos para que se aparten del activismo o que cooperen con su aparato, encarcelarlos o impedir que salgan del país, como hicieron con dos destacados coordinadores Yriade Hernández Aguilera y Víctor Campa Almenares, afirmó José Daniel Ferrer, Secretario Ejecutivo.

Este proceder de la policía política y de la nacional ocurre con frecuencia en las calles de Santiago de Cuba, siendo los activistas más afectados los de Palma Soriano, San Luis y de la propia Ciudad. Y con una cifra ascendente, según el propio Ferrer de 90 000 mil pesos.

Las fuerzas militares no solo detienen y multan sino golpean a los activistas, viéndolos o no escribiendo o distribuyendo algún material con exigencias en consecuencia con los derechos que le corresponden a ellos y a todos como seres humanos: Salarios justos, libertad, prosperidad, no más miseria, no más represión, respeto para la oposición, etc.

Los cuerpos represores convencidos de q las golpizas, detenciones arbitrarias, amenazas, prisión y otro tipo de terror empleado no doblegan a los activistas de la Unión Patriótica de Cuba están empleando estas altas cifras de dinero para reducir a los opositores.

No se trata de que las formas antes mencionadas hayan disminuido sino que la combinan, luego de que te detienen arbitrariamente violándote múltiples derechos, te golpean, te roban las pertenencias y pasas varias horas, encarcelado, te multan por miles de pesos, aseguraron varios activistas de UNPACU que han sido víctima de los cuerpos policiales del régimen cubano.

Hasta ahora los activistas se han negado a pagar dichas multas y están amenazados de ir a prisión, ya que la consideran injustas y violatorias, pues son casi siempre, según quienes las imponen por afear el ornato público, escándalo o desorden público, violar espacios públicos pertenecientes a la Empresa Comunales (entidad encargada en Cuba del embellecimiento, la conservación de parques, calles, aceras, etc. y también propaganda del Partido Comunista.)

Multar es una práctica común en las sociedades, que hacen que hasta cierto punto los ciudadanos sean más responsables o al menos sino lo son, se cuiden de infringir las normas y leyes, pero en el caso cubano constituye un método de los muchos del terrorismo de Estado de los Castro para tratar de frenar a todo el que se oponga o amenace su poder.

Los miembros de la UNPACU en su conjunto, como se palpa a diario, sobre todo en Santiago de Cuba y en las redes sociales continúan su activismo a pesar del terror aseguraron sus líderes Ovidio Martin Castellanos, Víctor Campa, Carlos y Amel Oliva, José Daniel Ferrer y otros santiagueros, así como consideran que, debe darse seguimiento y denunciar estas violaciones no solo de la ley, sino de derechos humanos elementales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.