Necesidad de mantener el embargo

UNPACU (Unión Patriótica de Cuba)

Por Arcelio R. Molina Leyva, activista de la UNPACU, La Habana, Cuba.

De tiempo en tiempo, cada vez más frecuente, reaparece el barullo por el embargo. Intereses económicos, los más preocupantes y el individualismo propiciado por más de 50 años de un régimen malvado, gimotean por el levantamiento del embargo.

Desde un punto de vista práctico y pragmático, son muchas las razones que aconsejan mantenerlo. Recordar que el embargo constituyó una respuesta al robo de propiedades de norteamericanos en la isla, cubanos y otros ciudadanos, españoles incluidos; el estado, léase dictadura, confiscó productivas industrias y servicios, desapareciendo muchos de ellos o convertidos en monumentos a la ineficiencia y el derroche de recursos materiales y humanos.

usa_cubaEliminar el embargo sin una contraparte adecuada, sería enviar el mensaje equivocado a quienes pretendan comportarse de manera injusta y pérfida con los ciudadanos norteamericanos en los miles de lugares donde hoy despliegan su impronta económica; pues finalmente aquellos decididos a dañar de cualquier manera a EEUU no pararan mientes en usar la confiscación como un ataque más.

A estas alturas de la historia, cuando el amanecer de libertad y democracia ya asoma en el horizonte de la isla, quedaría erróneamente escrito que el embargo, si se eliminara, estuvo entre los factores que propició el cambio hacia la democracia.

Sin embargo, poco o nada mejoraría el pueblo cubano, demostrado por el hecho que las ingentes cantidades de alimentos reportan millones a las arcas de la represión y el terror, vendidos a precios exorbitantes en las tiendas en cuc. Los mejores productos terminan en la mesa de la clase gobernante o en comprar conciencia a los militares mediante la venta a precios de costo o por debajo de este.

Quienes miran por su pecunia y aquellos cegados por las ínfulas de exitosos que retornan como pavo reales para mostrar al resto sus plumas, son los únicos que ignoran el interés común para anteponer los suyos personales, ignorando a un pueblo que vive en la miseria y la pena provocadas por la dictadura.

Finalmente, levantar el embargo, es ignorar la justicia debida a los ciudadanos norteamericanos o sus descendientes, que aun luego de este largo tiempo, la merecen.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.