Santiago de Cuba: Comienza Feria del Libro con homenaje al exdictador Hugo Chávez

UNPACU (Unión Patriótica de Cuba)

Yusmila Reyna Ferrera, periodista independiente

La XXIII Feria Internacional del Libro promovida por la dictadura cubana llega a la ciudad Oriental de Santiago de Cuba este 5 de marzo, con la sede acostumbrada del Teatro Heredia, y como todas las actividades organizadas por el oficialismo contiene una fuerte carga de adoctrinamiento y politización de acuerdo a los intereses de los “gobernantes” cubanos, quienes esta vez indicaron al Centro Provincial del Libro y la Literatura (CPLL) iniciar el programa del evento con un panel sobre la impronta del pensamiento de José Martí y de Simón Bolívar en el pensamiento y acción de Hugo Chávez Frías. Cosa totalmente absurda, pues precisamente el exdictador venezolano suprimió progresivamente la libertad en su país, objetivo sagrado por lo que lucharon y dieron su vida ambos próceres latinoamericanos.

La cita del libro incluirá también exposición de fotos bajo el título “Hasta siempre, Comandante”, igualmente dedicada a Chávez, además de otros homenajes a la historiadora de la ciudad santiaguera, Doctora Olga Portuondo, premio Nacional de Ciencias Sociales.

Reconocer el trabajo de destacadas figuras es común en estos tipos de eventos, pero lo trascendente en este caso es precisamente, que se aproveche este espacio que se supone sea plural, abierto, sin censura hacia la libertad de pensamiento y expresión para resaltar la persona de Chávez, quien en el tiempo que tuvo en el poder en Venezuela abolió estas libertades esenciales de sus ciudadanos.

Estas decisiones tomadas en la feria santiaguera son fáciles de explicar, porque en realidad este evento constituye solo una imagen de una supuesta apertura de la dictadura cubana hacia el derecho de su población de acceder al conocimiento y de una cultura del leer. Pero solo una pequeña ojeada a los estantes permite valorar que en Cuba se lee solo lo que permite la cúpula en el poder. Pues muchos autores dentro y fuera de la Isla hace muchos años están vedados para los lectores cubanos, que tampoco son muchos, ya que la práctica cotidiana arroja el bajo nivel cultural y de información de la población en todos los sectores sociales y grupos de edades.

Sería válida sin dudas esta iniciativa, si cumpliera con los objetivos que dice tener, promover la lectura en la sociedad y la literatura de las diferentes regiones, haciendo énfasis en el Caribe y América Latina, cosa que solo se hace a medias por la censura de todo texto o autor con un pensamiento diferente a las ideas comunistas y populistas de la dictadura, por lo que el derecho a la información sin fronteras continuará siendo una asignatura pendiente para la sociedad cubana, aún cuando existen muchas otras fuentes de lectura alternativas promovidas por la sociedad civil y la oposición cubana.

Esta XXIII feria del libro ahora en el Oriente no pasará de ser una suerte de comparsa o montaje del oficialismo para seguir engañando a quienes desean ser engañados y por supuesto, a pesar de que la población pueda adquirir algún que otro texto de su interés, seguirá siendo un acontecimiento, un instrumento mediático para el mantenimiento en el poder de los Castro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.