Sin techo ni comida

UNPACU (Unión Patriótica de Cuba)

Impedido físico narró el 12 de febrero en Jatibonico la situación desesperada que confronta

El ciudadano Orestes Adelino Valdivia León, tras arribar a Jatibonico procedente de La Habana en la madrugada de hoy, ha comunicado a este corresponsal la situación desesperada que confronta, por verse obligado a vivir en la vía pública y sin medios de subsistencia.

Orestes Adelino, quien circula en una silla de ruedas por faltarle ambas piernas, declaró: “Estuve viviendo durante un par de años en la Sala de Medicina del Hospital ‘Mártires de Girón’, aquí en Jatibonico. Me veía obligado a convivir con todo tipo de enfermos, pero al menos tenía techo y comida”.

La fuente prosiguió: “El 3 de febrero me botaron para la calle por órdenes del presidente del Poder Popular, Pablo Quiñones Echemendía. Entonces decidí irme a La Habana para plantear mi caso en el Consejo de Estado”.

“Cuando por fin pude ver a un funcionario, le dije que yo había sido desalojado, pero me contestó que no usara esa palabra, porque en Cuba no hay desalojos. Le pedí que me dijera qué nombre debía darle a lo que me había sucedido, pero no me contestó”.

En definitiva, no resolví nada; pasé una noche frente a las oficinas. Al día siguiente un carro de patrulla cargó conmigo hasta Los Amarillos”. Con este nombre se conoce en Cuba a terminales de ínfima categoría en las que empleados vestidos de ese color propician que personas humildes viajen a otras provincias en vehículos de carga.

Valdivia León continuó: “Estuve cinco días en Los Amarillos. Se supone que ese servicio sea gratuito; llegaban camiones, pero si no dabas dinero, no te montabas. En definitiva, un señor le explicó a un chofer que yo no tenía ni un quilo y el hombre aceptó que viajara gratis”.

Orestes Adelino concluyó: “Ahora regresé a Jatibonico, pero no sé qué va a ser de mi vida. Tendré que dormir en el parque y seguir comiendo de lo que me dé la buena gente. No tengo ni un bohío en que vivir”.

Reportó desde Sancti Spíritus, Osmany Borroto Rodríguez, Agencia Yayabo Press

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.