Un nuevo diario prohibido en Cuba

la-nacion-com

Miami – El primer periódico independiente de interés general de Cuba en más de cinco décadas -un diario digital llamado 14ymedio- fue rápidamente bloqueado por el gobierno apenas salió en Internet la semana pasada, pero la gran pregunta es hasta qué punto podrá el régimen militar cubano evitar que sea leído por los cubanos de la isla.

Yoani Sánchez, la prominente bloguera cubana que lanzó el nuevo diario digital junto con su esposo, Reinaldo Escobar, y un staff de alrededor de una docena de periodistas, confía en que los cubanos podrán sortear la censura gubernamental por medio de una serie de trucos tecnológicos.

En este momento, se puede acceder a 14ymedio en el extranjero, pero la página está bloqueada en Cuba. Poco después de su aparición, el 21 de mayo, su sitio web fue hackeado y redirigido a una página progubernamental llamada Yoani$landia, donde se acusa a Sánchez de haber lanzado el periódico para hacerse rica.

Pero los ataques del gobierno cubano nunca lograron evitar que Sánchez se convirtiera en una de las periodistas más admiradas del mundo: tiene 609.000 seguidores en Twitter, mientras que el general Raúl Castro tiene 130.000 y la agencia oficial de noticias de Cuba, Prensa Latina, 63.000. Sánchez ha sido galardonada con los premios más importantes de periodismo del mundo y la revista Time la eligió una de las 100 personas más influyentes del planeta.

En un artículo titulado “Nuestro primer día”, 14ymedio reportó que minutos después de su nacimiento el sitio web fue bloqueado en la isla. Pero 12 horas más tarde el equipo de 14ymedio estaba celebrando haber logrado acceder al periódico digital a través de un proxy, o sea de otro servidor que les permitió ocultar la identidad de su computadora.

“La censura no será el obstáculo más difícil que nos tocará sortear”, decía el artículo del nuevo diario digital. “Bloquear 14ymedio puede convertirse en una estrategia fallida si el objetivo es silenciarnos. Nada es más atractivo que lo prohibido.”

Además de a través de los servidores proxy, 14ymedio será distribuido dentro de Cuba por medio de los “paquetes” o “combos” de tarjetas de memoria que están proliferando por doquier en la isla. Los cubanos compran tarjetas de memoria, también conocidos como flashdrives o pendrives, o los consiguen a través de los 500.000 cubano-americanos -mayormente de Miami- que visitan la isla cada año.

Con sus tarjetas de memoria, los cubanos pueden evitar tener que ver los soporíferos canales de televisión y periódicos del gobierno -que tiene el monopolio de los medios de difusión del país- y pueden comprar “paquetes” semanales de películas, programas de televisión y periódicos extranjeros. Llevan su pendrive a su proveedor -que opera en el mercado negro- y consiguen un nuevo “paquete” de contenidos cada semana.

“A la larga, el gobierno no podrá evitar que los cubanos lean 14ymedio”, me dijo Raúl Moas, director ejecutivo de Raíces de Esperanza, un grupo con sede en Miami que envía celulares, flashdrives y otros aparatos electrónicos a la isla. “Los cubanos están encontrando medios innovadores para acceder a la información y compartirla offline.”

Los escépticos dicen que el diario de Sánchez será -al igual que su blog Generation Y- mucho más popular en el extranjero que en Cuba, por la sencilla razón de que la mayoría de los cubanos no la conocen debido a la rígida censura de la isla y el muy restringido acceso a Internet.

Cuba, junto con Haití, Honduras y El Salvador, es uno de los países latinoamericanos con menos acceso a Internet, según las cifras del Banco Mundial. Sólo 25 de cada 100.000 cubanos tienen acceso a la Web, casi siempre a muy baja velocidad y con un costo que está entre los más altos del mundo.

Los “paquetes” del mercado negro no lograrán derrocar a la dictadura de la isla, como tampoco lo lograron los casetes y videocasetes del mercado negro en décadas pasadas, dicen los escépticos.

Mi opinión: no tengo más que admiración por Sánchez, Escobar y su equipo, que están abriendo nuevos espacios de libertad de expresión en Cuba. Son verdaderos héroes de nuestra época, y -por lo que he leído hasta ahora en 14ymedio- están produciendo un periódico sorprendentemente medido, fresco e interesante.

El régimen cubano se perjudicó a sí mismo al bloquear el nuevo diario digital en momentos en que intenta convencer al mundo de que, supuestamente, está haciendo grandes reformas en Cuba. Está luchando una batalla cuesta arriba, porque las tarjetas de memoria son mucho más baratas, pequeñas y con mayor capacidad de almacenar horas de videos, música y noticias que los casetes o videocasetes de décadas atrás. Creo que, cada vez más, la tecnología le ganará a la censura.

Fuente: Andrés Oppenheimer | LA NACION

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.