¿Vale la pena invertir en Cuba?

Diario De Cuba

El caso del empresario canadiense Cy Tokmakjian lo desaconseja vivamente.

Hacer negocios con el Gobierno cubano no es un buen negocio. Esas deben ser las conclusiones de los empresarios canadienses, Cy Tokmakjian , Marco Vinicio Puche Rodríguez y Claudio Franco Vetere, quienes fueron sentenciados en tribunales de la Isla a 15, 12 y 8 años de cárcel respectivamente por delitos de “cohecho, actos en perjuicio de la actividad económica o de la contratación, falsificación de documentos bancarios y de comercio, estafa, tráfico de divisas y evasión fiscal”.

El juicio fue celebrado el pasado mes de septiembre. Tres años después del arresto.

Al margen de las imputaciones que presentó la fiscalía para justificar las condenas, es presumible que estas no sean del todo ciertas.

Las dudas surgen de modo natural. Es una insensatez confiar en tribunales administrados por un partido que gobierna el país sin contrapesos democráticos desde que asumió el poder.

Las decisiones, mucho más en este caso que trasciende las fronteras nacionales, tienen el visto bueno de Raúl Castro.

Es decir que el final del proceso ya estaba determinado. Para guardar las apariencias se llevaron a cabo los procedimientos afines, tal y como han hecho en ocasiones anteriores contra empresarios foráneos y activistas pro democracia. Basta recordar lo ocurrido en marzo de 2003 con la detención y juicios sumarios a 75 opositores e integrantes de la sociedad civil alternativa.

En un contexto donde no existe un poder judicial  independiente, es factible la desnaturalización de la verdad. Y las sospechas aumentan a partir del silencio de los medios de prensa, todos controlados por el oficialismo.

La opinión pública nacional no se ha enterado de este asunto, repitiéndose un patrón que favorece la preeminencia del rumor y las interrogantes.

Ante la crónica falta de transparencia, no convencen las figuras delictivas que le endilgaron a Tokmakjian y sus colegas. ¿Fue un ajuste de cuentas?, ¿Habrían violado algún “acuerdo especial” con sus socios de la Isla? Realmente es difícil conocer los entresijos de este episodio. Los inculpados insisten en proclamar su inocencia. El fallo del tribunal, aunque resulte paradójico, podría ser la antesala de la liberación. Los tres convictos regresarían a Canadá mediante algún arreglo político. No sería la primera vez que esto ocurre.

La libertad de Cy Tokmakjian ya tiene precio. Su empresa debe desembolsar 55 millones para ponerle fin al cautiverio. De Cuba se irá sin un céntimo. Todos sus activos fueron confiscados en el transcurso de las investigaciones que derivaron en una sanción que, a sus 74 años de edad, viene a ser como una cadena perpetua.

Los potenciales inversores deberían aprender la lección. El peligro de terminar en una cárcel sigue siendo alto.

Solo tienen que decidirlo los dueños absolutos del país.

Fuente: Diario de Cuba

2 thoughts on “¿Vale la pena invertir en Cuba?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.