Viajeros disidentes: ¿perezosos u oportunistas?

UNPACU (Unión Patriótica de Cuba)

Yusmila Reyna Ferrera, periodista independiente

Sin dudas, los viajes al exterior que realizan los disidentes cubanos son de mucho provecho para establecer, afianzar relaciones de trabajo y recabar solidaridad de muchos, hacia los activistas pro democracia, músicos, blogueros, periodistas independientes, etc. Además de que han permitido ofrecer una versión distinta a la oficial de lo que pasa en Cuba.

 

Varios de los que han viajado han puesto en alto el pensamiento y lo mejor de la nación por su talento y patriotismo, reflejando como nunca antes la cara del terror del gobierno y el quehacer diario por el cambio de la sociedad civil. La periodista Yoanis Sánchez y el Presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, Elizardo Sánchez son ejemplos de esa puesta en alza de la causa por la libertad cubana.

YoaniElizardo

Otra mirada a esta de salidas resulta de la actuación de algunos de los protagonistas ante los que invitan, a los que no les dicen todo lo que hacen o no hacen dentro de la Isla a favor de la libertad y la democracia. Haciendo muy buen uso de las palabras para describir y argumentar actividades, trabajos presentes y futuros, el crecimiento de su organización, grupo o proyecto como exitoso, con muchos seguidores y resultados, o en el extremo como el mejor o el más importante del país.

Viajeros que mienten incluso delante de otros, que le acompañan y bien le conocen, en la búsqueda de algún patrocinio o bien material, ignorando en sus conversaciones a personas o proyectos independientes relevantes del país o hasta llegan a minimizarlos, contra toda ética, Asumiendo un discurso centrado en el yo y no en el nosotros como cubanos.

Viajeros que desaprovechan el tiempo en compras u otras cosas no esenciales, en vez de contactar con personas o instituciones que aporten o ganar en experiencia.

No somos enemigos de que se particularice si es necesario o si nos preguntan, siempre que no signifique exagerar o engañar.

Estas actitudes dañinas a la imagen de la disidencia y caldo de cultivo para sus detractores son el resultado de una educación comunista y de que miserias económicas, engendran miserias humanas, y como es lógico siempre que hay oleadas se arrastra de todo.

Pero, como las palabras se las lleva el viento y existen muchos testigos dentro de la Isla, fácil sería para los que invitan de muy buena voluntad saber qué hacen y quiénes son en realidad los perezosos o los oportunistas. Destinarían así en el futuro su mano colaboradora y amiga a los que, la lucha por el cambio democrático cubano es una labor de todos los días, un estilo de vida y no un modo de vivir o acomodarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.